Tratamientos contra el repilo del olivo en Córdoba

El Repilo es una enfermedad causada por un hongo (Fusicladium oleagineum) que es específico del olivo. Produce unas manchas características circulares de color oscuro en el haz de la hoja y también ataca el pedúnculo de los frutos. Las condiciones en las que se producen infecciones son temperaturas entre 15 y 20ºC y lluvia o humedad relativa muy alta durante uno o dos días. Por lo que otoños húmedos y primaveras lluviosas son claves para realizar controles de esta enfermedad que puede causar graves defoliaciones y por lo tanto afectar gravemente a la productividad del cultivo, provocando una pérdida también en la calidad del aceite.

Síntomas de la enfermedad del repilo en el olivar

Es importante realizar podas que favorezcan la aireación del cultivo y en zonas muy favorables a la enfermedad realizar abonados equilibrados para no excedernos en la aportación de nitrógeno. Se deben de realizar un seguimiento de esta enfermedad realizando muestreos de hojas en finales de verano y de invierno, tanto de repilo visible como latente. Para detectar los daños en hoja en estado latente hay que sumergir las hojas en una solución de sosa para que se hagan visibles.

Llevamos a cabo tratamientos curativos para combatir el repilo en Córdoba.

Tradicionalmente esta enfermedad se ha controlado de forma preventiva mediante tratamientos con distintas sales de cobre. Cada una de estas sales tiene distinto funcionamiento por lo que debemos de elegir la más indicada para cada situación. Debido a la restricción de uso de cobre por hectárea que ha habido recientemente, se hace necesario combinar estos tratamientos con productos sistémicos que tienen efecto curativo. Es importante realizar un correcto planteamiento anual de las sustancias que podemos utilizar, adaptándonos a las condiciones de cada momento y respetando plazos de seguridad.